Berberana

 La existencia de un yacimiento con restos de época romana junto al río Húmedo, en el paraje denominado Ostuño, y la similitud con el topónimo Barbariana citado en el “Itinerario de Antonino” hace suponer que el nombre de Berberana, que se encuentra también en otros lugares, podría derivar de un antropónimo con el significado de villa o mansión de bárbaros en el sentido de que podría tratarse de una guarnición de auxiliares extraitálicos.

Este municipio, situado entre la Sierra de Arcena y la Sierra Salvada, en una zona en la que convergen el Monumento Natural de Monte Santiago y los Parques Naturales de Valderejo y de Montes Obarenes, está formado por dos territorios separados por una estrecha franja perteneciente a la provincia de Álava. En los procesos de reorganización administrativa del territorio durante el siglo XIX quedaron unidos en un único municipio dos localidades que habían sido de señorío: Berberana y Valpuesta. Berberana, geográfica e históricamente ligada al Valle de Losa. Valpuesta, antigua población surgida en la alta Edad Media en torno a un monasterio que fue sede episcopal entre los siglos IX-XI, geográficamente perteneciente al valle de Valdegovía y vinculada históricamente a las merindades de la Castilla Vieja.

Berberana: de aldea de Losa a Villa de Señorío

A pesar de que la arqueología parece probar la existencia de población en este lugar desde los tiempos de la dominación romana, son escasas las noticias escritas sobre Berberana. En el siglo XIV, según el Becerro de las Behetrías, era una de las aldeas que pertenecían a Villalba de Losa. En 1354, entre varios lugares que dio Pedro I a Diego Pérez Sarmiento se encontraba la aldea de Berberana. Una bisnieta de éste, Constanza de Ayala lo cambió por el señorío de Herramelluri a Fernán Sánchez de Velasco en 1465, pasando de esta manera a una rama de la familia Velasco. Según Fray Diego de Ayala, la torre de Berberana la construyó Fernán Pérez de Ayala, padre de la mencionada Constanza.

En 1789, Carlos IV concedió el título de Conde Berberana a Manuel Francisco Gil-Delgado, descendiente de Fernán Sánchez de Velasco y heredero del señorío. La villa de Berberana continuó siendo de señorío hasta la abolición de éstos a comienzos del siglo XIX.

PATRIMONIO NATURAL

El pueblo de Berberana, en el extremo oriental del amplio Valle de Losa, se asienta sobre una potente lastra de caliza de la que se extraen las lajas de piedra con las que están construidas la mayoría de sus casas y los característicos muros de piedra que las rodean. Su término es atravesado por el río Húmedo, al que los naturales conocen como el Omecillo, uno de los dos ríos principales que confluyen en las proximidades de Villanañe para unir sus aguas en el río que a partir de este lugar es ya el Omecillo y que antiguamente era conocido como “Flumenciello”, de donde deriva su nombre.

Monumento Natural de Monte Santiago

Al norte del municipio se sitúa el Monte Santiago, un amplio espacio natural objeto de una tradicional explotación forestal y ganadera por parte de varios pueblos de su entorno. Actualmente, desde el año 1996, se encuentra protegido como “Monumento Natural de Monte Santiago”. También está declarado como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) dentro de la Red Natura 2000 de la Unión Europea.

Existen una docena de senderos de pequeño recorrido (PR-BU 41 al 52) que lo recorren y que permiten al visitante disfrutar de un paisaje kárstico de extraordinaria belleza y de un entorno natural privilegiado con frondosos hayedos y numerosas especies de fauna entre las que destaca la gran biodiversidad de anfibios y la abundancia y variedad de aves rapaces como buitres leonados y águilas calzadas. En los cortados de la Sierra Salvada se localiza el Salto del Nervión, una bella cascada de 300 m. de altura que con su peculiar forma de cola de caballo se precipita sobre el verde valle de Délica.

Las loberas de Monte Santiago

El lobo ha sido desde siempre una de las mayores amenazas para el ganado por lo que tradicionalmente se han organizado diversos sistemas para su captura. Las loberas son construcciones generalmente de piedra, aunque también se hicieron de madera, formadas por dos paredes que convergen a modo de embudo en un foso al que caían los lobos tras ser perseguidos por sus cazadores. En el Monte Santiago se conservan los restos de varias de estas loberas, una de ellas restaurada. De las otras se conservan algunas paredes y los fosos.

La Casa del Monumento Natural

La Casa del Monumento Natural de Monte Santiago que se encuentra en Berberana ofrece diversos materiales didácticos y mantiene una exposición permanente en la que se propone una travesía imaginaria a través de la historia de la formación de este singular paisaje y de la relación de los seres humanos con el mismo.

PATRIMONIO HISTÓRICO

Arquitectura popular y religiosa

Muros de lajas de piedra bien trabadas en seco con originales aparejos constituyen un rasgo importante de la personalidad del conjunto urbano de Berberana caracterizado por la dispersión y la irregularidad de su trazado. Entre la popular iglesia de San Cornelio y San Cipriano situada en la parte más alta, y la señorial torre defensiva ubicada en la parte más baja junto al cauce del río Húmedo, se distribuyen las grandes casas de formas irregulares que junto con sus cuadras y pajares se encuentran rodeadas por cercados de piedra. El conjunto urbano, en el que predominan las casas tradicionales, algunas con las características solanas semihundidas con respecto a la línea de fachada situadas en la planta alta, cuenta también con alguna interesante casona de arquitectura eclecticista al gusto de las casas de indianos del siglo XIX.

La iglesia de San Cornelio y San Cipriano de estilo barroco popular tiene a sus pies una airosa torre-campanario de tres cuerpos y un pequeño pórtico de madera.

Torre de Berberana

A orillas del río Húmedo, que le sirve de foso natural, levanta sus altos y poderosos muros de lajas de piedra la torre que perteneció desde el siglo XV a los señores de Berberana. Según cuenta Fray Diego de Ayala en un manuscrito que lleva el título de “La casa y linaje de Ayala y los nombres de los señores de ella”, esta torre, de carácter defensivo, fue construida por Fernán Pérez de Ayala, hijo del Canciller Mayor de Castilla Pedro López de Ayala, a comienzos del siglo XV. Posteriormente pasó a poder de Fernán Sánchez de Velasco a quien Constanza de Ayala cambió el señorío de Berberana por otras propiedades en Herramelluri en 1465.

La entrada a la torre se encuentra en el lienzo meridional a la altura del primer piso, accediéndose a ella por medio de un patín o escalera de piedra, hoy desaparecida, que dificultaba el acceso a la torre en caso de ataque.

Bibliografía:

  • Ayala, Diego de – La Casa y linaje de Ayala y los nombres de los señores de ella. J. Olavarría (ed). in Boletín de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. 7 (1951).

  • MARTÍN VISO, Iñaki, Poblamiento y estructuras sociales en el norte de la Península Ibérica (siglos VI-XIII), Salamanca, 2000.

  • MARTÍNEZ DÍEZ, Gonzalo, Libro Becerro de las Behetrías. Estudio y texto crítico, León, 1981.

  • DEL RIVERO, Enrique, Rutas y paseos por los castillos de Burgos, Bilbao, 1993.

Anuncios