España dividida en provincias

En 1785, durante el reinado de Carlos III, el conde de Floridablanca ordenó la elaboración de un censo sobre la base de los cuestionarios enviados a los intendentes de las distintas provincias y demarcaciones del reino a quienes se les requería para fijar cada una de las poblaciones de su zona. Uno de los resultados de este censo fue la publicación en 1789 de un nomenclator: Nomenclator o Diccionario de las ciudades, villas, lugares, aldeas, granjas, cotos redondos, cortijos y despoblados de España, y sus islas adyacentes, con expresión de la provincia, partido y término a que pertenecen, y la clase de justicias que hay en ellas. Formado por las relaciones originales de los intendentes de las provincias del reino, a quienes se pidieron de orden de Su Magestad por el Excelentísimo Señor Conde de Floridablanca, y su Ministerio de Estado, en 22 de marzo de 1785. 1789-Nomenclator

El mismo año de 1789 se publicó una relación de todas las poblaciones agrupadas por provincias, intendencias y partidos: España dividida en provincias e intendencias y subdividida en partidos, corregimientos, alcaldías mayores, gobiernos políticos y militares, así realengos como de órdenes, abadengo y señorío. Obra formada por las relaciones originales de los respectivos intendentes del reino, a quienes se pidieron de orden de S.M. por el Exmo. Sr. Conde de Floridablanca, y su Ministerio de Estado en 22 de marzo de 1785. 1789-España dividida en provincias

Estas relaciones son de gran valor para conocer las poblaciones existentes a finales del siglo XVIII, su encuadramiento en las estructuras de la organización territorial de la monarquía y sus dependencias jurisdiccionales.

Anuncios